¿Cómo montar tu propio negocio sin morir en el intento?


Son muchos los jóvenes, y no tan jóvenes, que tienen esa inquietud de emprender su propio camino. Y son muy pocos los que tienen claro lo que conlleva, el esfuerzo, el sacrificio y la responsabilidad que esto implica.


Con nuestros colaboradores, asesores legales, fiscales y de medios, hemos preparado una pequeña guía para que puedas emprender tu propia actividad como autónomo o en sociedad. Esperamos que te sirvan sus comentarios y experiencias. Hemos intentado hacer este post de la forma más coloquial posible.
Todos los negocios salen de una idea. Lo que es más importante es cuánto vale la que tienes entre manos. Es importante que tu idea de negocio sea clara y precisa, aunque después tendremos que estar abiertos a los cambios que sean necesarios para poder llevarla a cabo.
¿Cómo generar esta idea? Aquí viene el primer error y el que condena al 99% de los emprendedores. No basta con tener una visión de un negocio y con valerse de los números micro y macroeconómicos. Por ejemplo, que el principal alimento que importe Alemania de España sea vino tinto no significa que si montas una comercializadora vaya a ser un éxito.
La idea se debe de generar de una oportunidad, NUNCA SE HACE A LA INVERSA, por lo menos para el nivel local que queremos manejar en este post. No somos Apple, Google, Shell… tenemos que ir sobre seguro. Lo primero es identificar una oportunidad. Un ejemplo claro para esto sería conocer a una persona que importa vino en Alemania y hablar con el para conocer si puedes mejorar los precios (por ejemplo). Con esto te ahorraras mucho tiempo perdido y te ahorrarás un dinero.
Una vez que has identificado una oportunidad de negocio es importante desarrollar bien una estructura. Este es un paso clave y muy complejo para la mayoría de nosotros ya que implica tener una visión global del negocio. Por norma general, estamos especializados en un área y es complejo que se pueda construir una imagen general de cómo se debe de manejar este nuevo proyecto. Para esto tendrás que hacerte las siguientes preguntas y desarrollarlas hasta el punto de que tengas total certeza que tienes todo cubierto (aunque te adelantamos no va a estar).
  • ¿Cómo voy a gestionar la operativa del negocio? Respóndete cómo va a ser posible la realización de la operación específica. Es decir, la idea principal cómo se va a llevar a cabo. Con esto te harás una idea general.
  • ¿Administrativa y legalmente que implica? Revisa los impuestos y requerimientos legales del negocio. Cómo vas a facturar, cómo vas a darte de alta, si existen impuestos específicos, cuanto cobra un asesor para que lleve tu contabilidad, en caso de necesitar una sociedad cual va a ser la forma legal y cuánto cuesta constituirla. Acércate con un abogado y un contable de tu confianza, ellos te orientarán.
  • ¿Cuánto capital necesito para iniciar el negocio? Tienes que hacer una corrida financiera. Verifica de cuánto dinero tienes que disponer para llevar a cabo tu idea. Ya sea para compras de inmovilizado e inventario o para gastos generales como tu nómina. En este punto te hacemos énfasis en la prudencia. El gasto e inversión que tengas que realizar tiene que ser lo mas cercano a la realidad. Una vez tengas esto, ajusta tu ingreso con un margen y te arrojará un precio. Verifica que tu negocio es suficientemente competitivo.
  • ¿Cuánto tiempo tengo para hacer cada actividad? Prepara un timing. Revisa con cada una de las actividades cuando van a iniciar, cuanto tiempo van a llevarse a cabo y cuando van a finalizar. Marca fechas específicas legales para presentar declaraciones, pagar impuestos. Establece fechas de compra, recogida, traslado y entrega de inventario. Prevé fechas de cobros dependiendo del crédito otorgado a tus clientes y fechas de pago a tus proveedores.
  • ¿Cómo consigo el dinero que me falta? Revisa el tema de la financiación en caso de necesitarla. Puedes apoyarte en un banco solicitando un préstamo, esto tendrás que reflejarlo en tu timing y tu corrida financiera. Otra forma de capitalizarte es incluir a un socio, aunque esta déjala como última opción ya que comprometerás el negocio a futuro.
  • ¿Cuánto tiempo voy a estar sin cobrar? Cuando iniciamos un negocio es importante tener en cuenta que los primeros meses es probable que no tengamos suficientes ingresos para poder percibir un sueldo. Tendremos que considerar una cantidad de la cual podamos disponer para nuestros gastos personales, con independencia de los referentes al negocio.
Todo esto es únicamente para poder hacerte una idea para proceder con el proyecto. Posteriormente viene el hacer las cosas. Una vez llegado a este punto habremos visto las oportunidades, los medios y necesidades para llevar a cabo la operación, como vamos a obtener el financiamiento y en qué tiempos vamos a llevar a cabo todo en conjunto. Un ejercicio importante es intentar “meter todos los puntos en la batidora” e intentar visualizar cómo van a trabajar de forma conjunta y paralela, si no caminan de la mano, en los mismos tiempos y dirección el negocio puede no llevarse a cabo.
Recuerda siempre acercarte con especialistas en cada una de las materias que se relacionen con tu proyecto y pedir opiniones de personas a las que les tengas confianza. Sin embargo, y este punto es MUY importante, toma lo que te sirve para el proyecto y lo que no deséchalo. Te van a tratar de loco, de imprudente y querrán echar para abajo tu intención de emprender. No hagas caso, únicamente toma los comentarios y consejos que puedan hacer crecer tu proyecto.
Te animamos a que nos cuentes tu experiencia de éxito o de fracaso, muchos nos veremos beneficiados con tu experiencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *