Piercing, nuestra experiencia PERSONAL!!


Estábamos preparando un post sobre los piercing y nos acercamos el sábado a informarnos sobre precios, dolor, estilos, etc. Nos convencimos el director de redacción (yo) y un freelance que trabaja con nosotros responsable de estrategia de probarlo para poder explicarles TODO lo relacionado.


Hace unas semanas que decidimos en una comida de la revista escribir un post sobre el mundo del piercing y no sabíamos que íbamos a terminar con un agujero en el cuerpo. Estuvimos una semana documentándonos sobre los mejores sitios en Madrid y dimos como no, con un lugar en montera que se llama “Montera Tattoo”. Llegamos y la atención desde un inicio fue excelente. Se nos dieron los informes, costos y cuidados que teníamos que procurar para evitar infecciones. Algo que sin duda preocupa a la mayoría de las personas que deciden perforarse.
Estando ahí tomamos la decisión de probarlo y nos decidimos por una “perfo” en el pezón. El precio fueron 20€ que incluía el trabajo y la pieza, lo que nos pareció razonable. Adicional compramos una solución antiséptica que nos costó 5€. Primero pagamos todo y posteriormente nos pasaron a espera para turno.
Al pasar al acto en concreto, reconozco que estaba muy nervioso, ya que, aunque tengo tatuajes y he tenido alguna perforación (lóbulo y frenillo) el pezón es otra historia. Entendemos todos que esta zona es muy sensible, creo… El chico que me atendió rápidamente solucionó mis dudas con respecto al dolor. Algo importante que le pregunté era si podía anestesiar la zona y si esto era una práctica habitual. Pues no, no se puede, así que si estas pensando esa opción es mejor que vayas mentalizado.
Retiramos la camisa y desinfectó el área del pezón, posteriormente la marcó y me indicó que me recostara en una camilla. Punto MUY importante es que la aguja tiene que ser nueva, nos indicó que iba a proceder y abrió el utensilio enfrente de mí. “Vamos a ello” se colocó, respiré profundamente un par de veces y empezó la cuenta “una…” y sentí el pinchazo, “dos…” terminó la perforación y “tres…” retiró sus manos y se dirigió hacia el piercing de titanio.
“Ahora vas con la guía ¿no?” y el profesional tranquilamente asintió con la cabeza. Introdujo el piercing y retiró la guía, si no me equivoco porque sinceramente no pude verlo. Este dolor fue equivalente al pinchazo, bastante molesto, pero fue lo último que sentí.
Aunque entiendo que a cada persona le duele diferente, hablemos del umbral del dolor a ver si podemos hacerles una idea de qué tanto duele y para no liarnos pongo bullets:
  • Me dolió mucho mas que un tatuaje (aunque fue menos tiempo)
  • Me dolió mucho mas que perforaciones anteriores (lóbulo y frenillo)
  • Únicamente me dolió el momento. Nada más, ni los minutos siguientes, ni los días siguientes.
Cumplo 3 semanas con el peircing y he seguido los pasos de higiene que nos indicaron, no tengo ningún problema ni molestia, nada… no he sentido nada de dolor. Un poco de picazón y aparición de unas pequeñas costras, pero ha desaparecido.
Definitivamente recomendable y la atención espectacular. Volveremos por un segundo una vez termine de curar este totalmente!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *