La imagen errónea de la mujer, como objeto de deseo, en los medios televisivos.

Por Ileana Carvajal 
Es muy cierto que las nuevas tecnologías televisivas han ido evolucionando en cuanto a su publicidad, programas y demás, llegando a hacer una aportación histórica con respecto a la mujer. Muchas veces no son precisamente buenas aportaciones, el lenguaje, imágenes, publicidad utilizada no es la correcta para presentar a la mujer como lo que es realmente: humana. Todo esto más bien ha ido contribuyendo a la discriminación y al machismo en contra de nosotras como mujeres a las nuevas generaciones, sean hombres o mujeres.
Es lamentable que la prensa, los medios visuales, sonoros y electrónicos de muchos países, no ofrezcan una imagen de una mujer emprendedora y de su contribución benéfica a la sociedad. Y en cambio ofrecen materiales pornográficos y violentos, exponiendo la dignidad de la mujer, y todavía peor aún al mostrar una mujer irreal, modelos jóvenes, perfectas, dando a entender que la mujer presentada en los medios de comunicación debe ser estrictamente y únicamente con un cuerpo perfecto, cara perfecta, sin saber que todos tenemos el mismo valor como personas. Claramente presentan a una mujer superficial, mostrándola como un objeto y no como persona humanista.
Igualmente, existe un género televisivo, la telenovela, donde favorecen los prejuicios sexistas sobre el rol de la mujer en la sociedad, y más irónico, aunque sea el programa televisivo más visto por las mujeres y en donde precisamente más degradan a la mujer y afectan negativamente su participación en la sociedad.
Un ejemplo muy claro en donde una mujer de provincia no acepta llevar los pantalones en su matrimonio, y en cambio ante la gente presenta a su esposo como un machista, humillándola frente a los demás, solamente para que ‘el no quede como inofensivo y poco hombre. ¿Esto qué da a entender o qué mensaje manda a las televidentes? es entonces que la mujer capta la idea errónea de imitar lo visto, como lo es realzar al hombre y sumando más machistas al mundo.
Lo ideal sería que los medios de comunicación aumenten la participación y la representación positiva de la mujer, donde estos mismos puedan retractarse de lo que han regado “poner a la mujer en actitudes estúpidas y superficiales con los productos o servicios anunciados” y de esta manera posicionarnos como una sociedad 0% machista y contribuir a la igualdad de sexos.
¿Cómo promover la comunicación no sexista?
Lidia Arroyo, investigadora del grupo de investigación Género y TIC del IN3 (UOC), nos comparte 7 claves para promover una educación no sexista:
  1. Juguetes
Si se regalan juguetes relacionados con el cuidado doméstico o bebés sólo a las niñas, desde ahí estamos haciendo una diferencia de género.
En el otro extremo están los videojuegos enfocado solo a los niños, donde la violencia es un medio para alcanzar un objetivo. Arroyo, aconseja ofrecer a niñas y niños juegos que ayuden a desarrollar la creatividad.
  1. Vestuario
La manera de vestir es la marca de identidad, es como te muestras ante el mundo. Hay que dejar de lado los prejuicios y dejar que nuestros niños escojan sus prendas de vestir, pues esto no tiene nada que ver con su orientación sexual.
  1. Deporte mixto
Se invita a las escuelas a promover deportes mixtos, incluso a crear equipo de deporte de niños y niñas, aunque sea algún partido amistoso.
  1. Espíritu crítico con la televisión
Las series, las películas y la publicidad deberían mostrar un esquema infantil real con el que niñas y niños se sientan cómodos.
  1. Tareas domésticas
No solo decirles a los niños que los trabajos laborales deben ser igualitarios, sino que también las tareas del hogar. Niños y niñas deberían ayudar a mamá y papá con los quehaceres de la casa, incentivarlos a crear un ambiente agradable donde todos puedan aportar algo.
  1. Coeducación con la escuela
La formación universitaria no presta la atención necesaria a aspectos de género. Es por ello, que a través de talleres se puede ayudar a los alumnos a que haya igualdad de género y no discriminación.
  1. Un patio igualitario
El espacio para niños y niñas, un lugar donde ambos géneros puedan compartir en el receso de la escuela.
Todo inicia a través de una buena educación hacia nuestros niños, enseñemos el lenguaje ideal, y que llegue a la mente de las personas para quedarse. Ya basta de enseñar a las niñas de hoy que su único rol como persona es dentro del marco hogareño, privándola del mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *