Diana Quer, una víctima más del acoso sexual. ¿Qué podemos hacer para evitar ser un blanco fácil?


Diana Quer, una víctima más del acoso sexual. ¿Qué podemos hacer para evitar ser un blanco fácil?


El cuerpo sin vida de Diana Quer, fue descubierto a casi cumplirse 500 días desde su desaparición. Sus restos fueron encontrados en un pozo de agua de una nave industrial en el noroeste de España, a unos kilómetros del lugar donde había desaparecido el 22 de agosto de 2016.
¿El culpable? José Enrique Abuín Gey quien fuese detenido al intentar secuestrar a otra mujer. Abuín fue el principal sospechoso de la desaparición de Diana, pero este estuvo respaldado por su esposa.  Afortunadamente ella decidió cambiar su declaración y dejó de encubrir a su esposo, esto valió para que Abuín se diera por vencido y confesara donde se encontraba Diana.
¨El Chicle¨, como le decían, dijo que al verla caminar a altas horas de la noche y sin estar acompañada, le resultó casi fácil violarla y al ver que Diana se resistió decidió estrangularla, acto seguido, la arrojó a un depósito de agua en donde permaneció hasta ahora.
El caso prácticamente ya está resuelto, pero como éste hay muchísimos más que permanecen sin resolver. Hasta cuando una mujer podrá ir de noche sin el temor de ser atacada.
Sabemos que ser mujer muchas veces no es fácil, y llegamos a sentirnos propensas a que nos toque una situación igual a la de Diana. Aquí algunos consejos que te ayudaran a sentirte más segura si en dado caso crees que eres un blanco fácil a un secuestro o a una violación.
  1. Estar atenta de tu entorno todo el tiempo. Los estacionamientos son el punto favorito de los depredadores para cometer sus atrocidades.

  • Si tienes la sensación de estar siendo perseguida no dudes en hacer ruido, mientras más ruido hagas, es más probable que el depredador desista de cometer su acto.
  • Asegúrate de reconocer las vías seguras para ir de un lugar a otro, lugares bien iluminados, caminar por sitios transitados.
  • Los agresores siempre buscan a las víctimas más débiles. Debes estar muy atenta y evitar ir caminando usando el celular.
  1. Si vas a algún club nocturno o alguna fiesta, te recomendamos no descuidar tu trago, incluso el agua puede ser alterada.

  • Mantén la mano encima de tu bebida, es fácil que un agresor deje caer algo dentro de ella.
  • No aceptes una bebida de alguien desconocido al menos que el barman te lo prepare ante tus ojos.
  • Si por alguna razón descuidaste tu bebida para ir al baño o bailar, es mucho más seguro comprar otra.
  1. Bebe con moderación. No beber con responsabilidad hace que te vuelvas más vulnerable y susceptible a ataques impropios.

  • Asegúrate de no beber más de un trago por hora (vino, cerveza o alcohol) para así mantener el control de tu mente y cuerpo.
  • Toma 1 vaso de agua por cada trago que consumas.
  • No combines las bebidas (ej. Vino y después whisky).
  1. Permanece al lado de tus amigos. Siempre asegúrate de dónde están y de que ellos también te vean. A donde sea que vayas, o si no te sientes cómoda de caminar en busca de tu coche, pídele a uno de ellos que te acompañe.

  1. Mantén tu información personal en privado.

  • Mantén tus datos (teléfono, dirección) en privado en las redes sociales.
  • Si es que acaso te vas a reunir con alguien que conociste a través de la web, que sea en un lugar público y pídele a un amigo/a que te acompañe.
  1. Asegúrate de cargar tu celular antes de salir de noche. Incluso puedes llevarte el cargador contigo en caso de que se te descargue. Nunca sabes cuándo vas a necesitar de la tecnología para salir de un apuro.

  1. Lleva algún objeto de defensa personal, únicamente si sabes cómo utilizarlo. El más adecuado es el gas pimienta, si te encuentras caminando sola por un callejón oscuro, es aconsejable tener el gas pimienta listo para ser utilizado en caso de ser necesario. Incluso tu bolso puede servirte como arma en contra de un atacante.

  1. Si por alguna razón alguien llega a atacarte nunca dudes en gritar lo más alto que puedas.

  • “QUE ALGUIEN LLAME A LA POLICÍA” es una frase sencilla que puede hacer que personas que están cerca probablemente se acerquen a ayudarte.
  • Algunos estudios sugieren utilizar esta estrategia: apuntar a un testigo en específico y decir “Usted, el señor de la camisa blanca, ¡necesito su ayuda ahora! Este hombre me está atacando…”.
  • Algunos estudios señalan que gritar “¡Fuego!” en lugar de “¡Ayuda!” o “¡Llamen a la policía!” en realidad puede ser más eficaz para atraer la atención de los testigos.
  1. Toma un curso básico de defensa personal. Hay un sinfín de artes marciales como el box, tae kwon do, karate, etc., que te pueden ayudar a defenderte de una agresión sexual.

Siempre recuerda que ser mujer no es sinónimo de debilidad, no es necesario que dejes de hacer las cosas que más te gusta solo por temor a ser víctima de una violación o agresión. Recuerda vivir la vida al máximo con responsabilidad y cautela.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *